Estamos listos para el Segundo Congreso Nacional del Amaranto en México que se llevara a cabo en el Palacio Legislativo de San Lázaro el viernes 10 de febrero de 2017.

programa-1programa-2cartel-congreso-nacional-amaranto-2017dna-2016-cdmx-internet

  • Fecha: miércoles 26 de octubre de 2016
  • Lugar: en la explanada del monumento de la Revolución en la Ciudad de México
  • Horario: de 10:00 a 18:00 horas.
  • Convocan:
    • Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades del gobierno de la CDMX (SEDEREC)
    • Sistema Producto Amaranto del DF
    • Grupo de Enlace para la Promoción del Amaranto en México
  • Objetivo: Continuar posicionado el Amaranto como un cultivo estratégico para su siembra, transformación y consumo a nivel nacional, contar con  la participación de diversos productores, transformadores y consumidores de diferentes estados de la república mexicana.
  • Actividades:
    • Elaboración de la Alegría más Grande del Mundo, que estará coordinada por el Sistema Producto Amaranto del D.F. A.C., en colaboración y con el consentimiento de los estados productores de amaranto que participan en el Grupo de Enlace
    • Exhibición y venta de productos de amaranto de productores y comercializadores de los Estado de México, Puebla, Tlaxcala, Morelos, Oaxaca, Hidalgo, Ciudad de México, y otros interesados.
    • Ponencias por parte de investigadores y comunidad amarantera.
    • Eventos artísticos y culturales.

Reunión del Grupo de Enlace en Oaxaca

Reunión del Grupo de Enlace en Oaxaca

A finales del 2014  nos  dimos  cita  en  las  instalaciones  del  INIFAP-Valles Centrales  de Oaxaca  para  llevar  a  cabo  nuestra  Décima  Reunión  de  Trabajo  y realizar  el  taller  de  Planeación Estratégica  de  nuestras  actividades  para  2015, siendo nuestros anfitriones y organizadores diversas Asociaciones y Organizaciones de Oaxaca. Durante los dos días se realizaron diversas actividades  y  se  tomaron  acuerdos  para el 2015.

12

Boletín Número II (Agosto 2014) El Cultivo del Amaranto en México

 

 

WP_20140728_058

Cultivo de Amaranto a las faldas de La Malinche, Cuapiaxtla, Tlaxcala

A pesar de los problemas de salud pública reflejado en obesidad y enfermedades terminales como diabetes y cardiovasculares, en México no se crea conciencia en la población mexicana sobre la importancia de la alimentación para reducir los riesgos de enfermedades. Con el avance tecnológico, ha sido posible hoy conocer las propiedades nutritivas y funcionales de las plantas, reconociendo en el amaranto su riqueza en proteína, calcio, hierro, fósforo y otros compuestos importantes que ayudarían a elevar el estado nutricional de los mexicanos.

A pesar de ser un detonante económico a nivel regional, el amaranto nunca ha tenido una relevancia en la agricultura mexicana,  cultivándose solo en el 0.031% de la superficie agrícola nacional en temporal y en el ciclo primavera verano, en 7 de las 32 entidades federativas. En éstas siete, tampoco se siembra más del uno por ciento de su superficie agrícola estatal, a excepción del D.F. con sus 136 ha (1.13%). El resto, Morelos solo cubre el 0.13% (100 ha), México el 0.03% (156.50 ha), Oaxaca el 0.01% (45 ha), Puebla el 0.31% (1,967 ha) y Tlaxcala el 0.6% (1,255 ha). En el caso de P-V con riego, de acuerdo a las estadísticas oficiales, solo San Luis Potosí sembró 37.5 ha y Tlaxcala 32, con rendimientos medios de 0.46 y 1.8 ton.ha-1 respectivamente. En los otros estados, los rendimientos medios estatales van de 1.09 ton.ha-1 en Puebla, hasta 1.95 en México. Sin embargo, el potencial de rendimiento en campo, se ha registrado incluso en 4 ton.ha-1 como casos excepcionales en riego, y de 3 ton.ha-1 en temporal, pudiéndose asegurar una producción promedio de 2 ton.ha-1. . ¿En dónde está la clave para obtener esos extraordinarios rendimientos?

Grupo

Integrantes del Grupo de Enlace para la Promoción del Amaranto en México

En primer lugar, identificar la mejor combinación entre la variedad y las condiciones del medio ambiente relacionadas con el agua, seguido de la aplicación de técnicas de producción que aseguren la disponibilidad de nutrientes, evitar la competencia por malezas y conocer el punto óptimo de la cosecha. Se identifica como periodos críticos en el cultivo del amaranto, a la siembra, que debe hacerse en el momento en que hay humedad en el suelo para lograr la germinación de la semilla, la presencia de malezas que pueden reducir el rendimiento a cero, a la dehiscencia de semilla (desprendimiento del grano antes de la madurez fisiológica de la planta) y al método de cosecha. Logrando un conocimiento mínimo en esos aspectos, se puede asegurar un amplio potencial de producción de amaranto en México, lo que podría ser un detonante económico importante si se sabe aprovechar su potencial agroindustrial que como alimento tiene, gracias a sus propiedades nutricionales.

Dr. Sergio Barrales Domínguez, Universidad Autónoma Chapingo, barrales@correo.chapingo.mx

Coordinación Grupo de Enlace:  Hirán Morán Bañuelos: caminosdelamaranto.coordinador@gmail.com

Coordinación de Difusión:  Mauricio del Villar Zamacona: caminosdelamaranto@gmail.com

Si requiere de información específica de cierto estado favor de ponerse en contacto con las siguientes personas:

  • San Luis Potosí

Carlos Ruben Barcenas Martinez:  comunicacionsaludslp@gmail.com

  • Hidalgo

Rosario Martínez Yáñez:  rosario.abc13@gmail.com

Liliana Mendoza Máfara:  liliana.m.mafara@gmail.com

  • Morelos

Arturo Dimas Gonzalez:  productos_zoali@hotmail.com o agromorelos@hotmail.com

  • Oaxaca

Mauricio del Villar Zamacona:  mauricio@puentemexico.org

Roque Reyes Mendoza:  roque@puentemexico.org

  • DF

David Sandoval Fragoso:  josedavids@hotmail.com

Jose Molotla Rojas:  josemolotla@hotmail.com

  • Tlaxcala

Silvia Barrales López:  elsoldechina@hotmail.com

  •  Puebla

Juan Manuel Allende:  all_end@hotmail.com

Adrian Argumedo:  aadrian@colpos.mx

Boletin Número I (Julio 2014) Importancia histórica cultural del Amaranto en Mesoamérica

Quintonil, una planta de semilla negra (Códice Florentino, III, f. 285r).

Quintonil, una planta de semilla negra (Códice Florentino, III, f. 285r).

Haz clik para ver más imágenes

Los hallazgos arqueológicos en Puebla y Estado de México muestran que el amaranto se cultivó en Mesoamérica desde hace más de 5 000 años, entonces los amarantos eran nombrados por los aztecas como huauhtli, por los mayas como tez o xtes y por los purépechas ahparie; en otras regiones es llamado “chía de chapata”, guaute o huaute, ziimy huajaquilitl y bledo; en el noroeste los jovas y tarahumaras, lo nombraban con algunas variantes de la palabra guegui, los coras bé-be y los wirárikas wa-ve.
Las fuentes documentales de la época colonial hacen alusión a la gran importancia de esta semilla como parte del sustento habitual de la población asentada en la Gran Tenochtitlan, a su valor como tributo y a su presencia constante en las ceremonias y rituales aztecas. El huauhtli era tostado y molido para después mezclarse con un ingrediente adhesivo o pegajoso que permitiera el modelado de figuras antropomorfas, formas de animales, así como cerros y montañas, éstas eran conocidas como tzoalli. Cuando los españoles observaron que al final de las ceremonias o al día siguiente, el tzoalli era fragmentado y repartido entre la comunidad para su consumo como fuente de energía revitalizante o curativa le atribuyeron un carácter “diabólico” y su valor alimenticio se vio ensombrecido y despreciado. A partir de entonces su cultivo disminuyó de manera abrupta y también su presencia en la dieta diaria, se desplazó por aquellas semillas preferidas por los conquistadores y a consecuencia del forzado y violento proceso de evangelización la continuidad de las ceremonias que usaban el tzoalli fue llevada a nivel mínimo, casi imperceptible en nuestros días, solo algunos vestigios de aquel simbolismo pueden atestiguarse en la Fiesta de Tóxcatl en el Distrito Federal que es cuando se elabora una figura de Huitzilopochtli de grandes dimensiones y en comunidades de la montaña de Guerrero quienes durante la petición de lluvias en Chiepetepec ofrendan tamales antropomorfos elaborados con tzoalli, maíz, calabaza y frijol, así como los tlaloques, idolitos encargados de repartir las lluvias, las figuras con forma de cerros para recibir las plegarias y otras formas humanas y animales para ser sacrificadas en las ceremonias.
El tzoalli en su condición de alimento encontró refugio durante cientos de años en la comunidad agrícola desplazada de la zona lacustre de Tenochtitlán a las faldas del extinto volcán Teuhtli, ahí en el pueblo de Tulyehualco se sigue sembrando huauhtli y formando el antiguo tzoalli pero ahora integra azúcar en su preparación, tiene forma de una pequeña barra rectangular o redondeada y se llama “alegría”, la que durante más de cuarenta años ha celebrado ahí mismo su feria y ha logrado propagarse por todo el país e incluso fuera de sus fronteras pero ahora con el nombre de amaranto. El huauhtli se transformó a amaranto después de la conquista y debido al intercambio que se dio entre los continentes, sus plantas fueron estudiadas, descritas y clasificadas taxonómicamente por Carlos Lineo en 1753 dentro del género Amaranthus, que significa “inmarcesible”, incluyó ahí plantas asiáticas, australianas, europeas, africanas y americanas, es a partir de entonces que la comunidad científica nombra Amaranthus hypochondriacus, Amaranthus cruentus y Amaranthus hybridus a las plantas que dan esa pequeña semilla que en aire caliente explota para ofrecernos un alimento de gran valor alimenticio e histórico.

Referencia Bibliográfica y Fotográfica

Sara Hirán Morán Bañuelos, Lorena Cortés Espinoza, Eduardo Espitia Rangel, Dora María Sangerman-Jarquín.2012. Tzoalli, de cuerpo de dioses a alegría de mortales. In: Espitia Rangel E. (ed.) Amaranto: Ciencia y Tecnología. Libro Científico No. 2. INIFAP/SINAREFI. México, pp 15-27.


Coordinación Grupo de Enlace:  Hirán Morán Bañuelos: caminosdelamaranto.coordinador@gmail.com

Coordinación de Difusión:  Mauricio del Villar Zamacona: caminosdelamaranto@gmail.com

Si requiere de información específica de cierto estado favor de ponerse en contacto con las siguientes personas:

  • San Luis Potosí

Carlos Ruben Barcenas Martinez:  comunicacionsaludslp@gmail.com

  • Hidalgo

Rosario Martínez Yáñez:  rosario.abc13@gmail.com

Liliana Mendoza Máfara:  liliana.m.mafara@gmail.com

  • Morelos

Arturo Dimas Gonzalez:  productos_zoali@hotmail.com o agromorelos@hotmail.com

  • Oaxaca

Mauricio del Villar Zamacona:  mauricio@puentemexico.org

Roque Reyes Mendoza:  roque@puentemexico.org

  • DF

David Sandoval Fragoso:  josedavids@hotmail.com

Jose Molotla Rojas:  josemolotla@hotmail.com

  • Tlaxcala

Silvia Barrales López:  elsoldechina@hotmail.com

  •  Puebla

Juan Manuel Allende:  all_end@hotmail.com

Adrian Argumedo:  aadrian@colpos.mx

Galería Amaranto en Mesoamérica

 

Referencia Fotográfica

Sara Hirán Morán Bañuelos, Lorena Cortés Espinoza, Eduardo Espitia Rangel, Dora María Sangerman-Jarquín.2012. Tzoalli, de cuerpo de dioses a alegría de mortales. In: Espitia Rangel E. (ed.) Amaranto: Ciencia y Tecnología. Libro Científico No. 2. INIFAP/SINAREFI. México, pp 15-27.